lunes, 15 de septiembre de 2008

¿OTRA IZQUIERDA?


"El socialismo del siglo XXI está aún por reinventar"

Olivier Besancenot, cartero de profesión y joven líder neotrotskista, ha revolucionado el panorama de la izquierda francesa.

ANDRÉS PÉREZ - Corresponsal en París - 15/09/2008 17:35

De momento la consigna en el PS francés es hacer como si Olivier Besancenot y su Nuevo Partido Anticapitalista (NPA) no existieran.

Seguir mirando con ternura a estos revoltosos herederos de la Liga Comunista Revolucionaria (LCR) y a Besancenot, cartero de profesión. Hacer como si no fueran más que la prueba de una "exasperación social" que, de todas formas, llegado el momento, acabará votando Partido Socialista.

Pero en realidad, el nerviosismo crece en las filas del PS frente a este mutante neotrotskista cuya popularidad en los sondeos empieza a pisar los talones de Bertrand Delanoë y de Ségolène Royal. Cuando no a superarlos.

Besancenot alcanzó más del 4% de votos en la primera vuelta de las presidenciales de 2007, pero su potencial es mucho mayor, si se tiene en cuenta la popularidad de su figura en la opinión de izquierdas. El último sondeo de IFOP señaló, a mediados de agosto, que un 49% de la gente de izquierda estima que Besancenot "cumple bien" el papel de opositor a Nicolas Sarkozy, sólo 5 puntos por detrás de Bertrand Delanoë. Y 17 puntos por delante de Ségolène Royal.


Ahora Besancenot va a disolver el histórico partido trotskista LCR, nacido en las cenizas de mayo del 68, para ensanchar sus límites en un Nuevo Partido Anticapitalista. Con regularidad, los diferentes movimientos trotskistas franceses alcanzan, sumados, el 10% de votos en las elecciones. El NPA, ensanchado, puede poner en jaque la hegemonía del PS y cambiar la cara de la izquierda.


¿Elogia usted el modelo social francés que ha bloqueado el proyecto ultra liberal de Sarkozy?


Lo que elogio es del espíritu de resistencia de los asalariados franceses e inmigrantes que, pocos meses después de las elecciones que dieron el poder a Nicolas Sarkozy, retomaron el camino de la movilización para oponerse a la regresión social sistemática del Gobierno. Lo que llamamos "modelo social francés" son las conquistas que los abuelos arrancaron con sus luchas. Mire, por ejemplo, las vacaciones pagadas: inicialmente no estaban en el programa del Frente Popular que ganó las elecciones en 1936: los huelguistas se las arrancaron a la patronal. En cuanto a Nicolas Sarkozy ya debe de haberse dado cuenta de que, con las jubilaciones, los transportes públicos, la pesca o los trabajadores sin papeles, todo se le está poniendo más complicado de lo previsto.

[Seguir leyendo]

Está subiendo como consecuencia de la crisis económica y social el conjunto de ideas que defienden los partidos que se colocan a la izquierda de Partido Socialista Francés [PSF] y éste haría muy mal, creo, si no tiene en cuenta las aportaciones que se pueden hacer por su izquierda, que no todas podrás ser asumidas, es decir, no comparten en un "programa de máximos" pero sí tienen que recoger las inquietudes que estos partidos representan. En Francia este moento es muy interesante desde este punto de vista y aunque no son extrapolables las situaciones en España la casi desapariciónde Izquierda Unida deja a una parte de la sociedad sin representación porque no se va a mover este electorado en masa hacia una ziquierda más moderada, se mueve hacia la abstención.

Quedamos a la espera de lo que puede pasar y plantear la reflexión en Canarias y los grupos que se situan a la izquierda del Partido Socialista Obrero Español [PSOE] y no son nacional-independentistas.