miércoles, 1 de octubre de 2008

A VUELTAS CON LA CRISIS Y LAS SOLUCIONES


Nos quieren meter miedo

Por Michael Moore

Todos decían que la ley sería aprobada. Los expertos del universo ya estaban haciendo reservas para celebrar en los mejores restaurantes de Manhattan. Los compradores personales en Dallas y Atlanta fueron despachados para hacer los primeros regalos de Navidad. Los Hombres Locos de Chicago y Miami estaban descorchando botellas y brindando entre ellos mucho antes del desayuno.

Pero lo que no sabían era que cientos de miles de estadounidenses se despertaron ayer a la mañana y decidieron que era tiempo de rebelarse. Los políticos no la vieron venir. Millones de llamadas telefónicas y correos electrónicos golpearon al Congreso tan fuerte como si Marshall Dillon (Comisario Dillon, personaje de una serie) y Elliot Ness hubieran descendido en Washington D.C. para detener los saqueos y arrestar a los ladrones.

La Corporación del Crimen del Siglo fue detenida por 228 votos contra 205. Fue raro e histórico; nadie podía recordar un momento cuando una ley apoyada por el presidente y el liderazgo de ambos partidos fuera derrotada. Eso nunca sucede. Mucha gente se está preguntando por qué el ala derecha del Partido Republicano se unió al ala izquierda del Partido Demócrata para votar en contra del robo. Cuarenta por ciento de los demócratas y dos tercios de los republicanos votaron en contra de la ley.

Esto es lo que sucedió:

La carrera presidencial puede estar todavía muy pareja en las encuestas, pero las carreras en el Congreso están señalando una victoria aplastante para los demócratas. Pocos discuten la predicción de que los republicanos van a recibir una paliza el 4 de noviembre. Hasta 30 bancas republicanas en la Cámara de Representantes se perderían en lo que sería un increíble repudio a su agenda. Los representantes del oficialismo tienen tanto miedo de perder sus bancas, que cuando apareció esta “crisis financiera” hace dos semanas, se dieron cuenta que habían entregado su única oportunidad de separarse de Bush antes de la elección, mientras hacían algo que los hiciera parecer como que estaban del lado de “la gente”. [+]

Daba la impresión al ver los datos de Wall Strett la semana pasada que el Plan diseñado por Bush y su equipo económico era vital y que su aprobación tenía que ser eminente. Todos pensábamos, unos más que otros, que la intervención era y es necesaria, que los dólares americanos son imprescindibles para tapar los agujeros que su sistema financiero y una banca codiciosa habían abierto, pero no, han pasado los días y todo sigue casi igual, aunque es verdad que bancos europeos han entrado en la UVI, otros bancos y el dinero público -cómo no- han evitado el derrumbe del sistema. Ahora desde los Estados Unidos Michael Moore, polémico donde los haya, escribe y recojo de Página 12 lo que encabeza esta entrada. Espero que resulte interesante.


Aprovechemos la oportunidad para una pequeña clase de historia de los Estados Unidos, versión de Michael Moore.