viernes, 10 de octubre de 2008

DOÑA MILAGROS: EMPRESA DE DEMOLICIÓN




Uno pensaba que en esto de la enseñanza pública lo habíamos visto todo, que la capacidad de asombro había cubierto todas las expectativas y nada nos podía sorprender después de tantos años en esta “empresa” –Consejería de Educación- pero no, cada vez que doña Milagros piensa, cree que lo hace, nos sorprende con una cosa nueva y esta vez es la campaña de promoción sobre la calidad educativa, de lo bien que lo hacen y de lo importante que es su labor. Se olvida doña Milagros que todavía el Ciclo Superior de Lenguaje de Signos no ha comenzado porque no se han contratado los profesores, que hay centros donde faltan profesores desde comienzo de curso y no se han hecho las debidas sustituciones, que los libros de texto para primero y segundo de la Enseñanza Secundaria Obligatoria [ESO]

Todavía no se han entregado y ya octubre va caminando (recuerden la campaña de gratuidad de los libros de texto, tan publicitada en la última campaña). En fin estas son algunas de las medidas de “calidad” para acabar con la enseñanza pública. Doña Milagros y su equipo son como una empresa de demolición cuyo objetivo es acabar con este edificio que tanto ha costado levantar y donde se ponen tantas ilusiones, algunos. Otra legislatura y los centros públicos de enseñanza se podrán dedicar a almacenes.


PD.- Se le ve contenta. No la máquina, a doña Milagros con su traje festivo. Piensa: "Con la enseñanza pública acabo yo en un periquete"