domingo, 19 de octubre de 2008

CALLE DOÑA ÁNGELA, CALLE

¡Qué bien te queda la banderita alcalde! Yo si que estoy guapa con estos pompones en sombrero.
Para que luego digan: "En boca cerrada no entran moscas, ni salen paridas"

Ángela Mena vincula paro y delincuencia con inmigración

18-10-2008

LA OPINIÓN | SANTA CRUZ DE TENERIFE Ángela Mena, concejala de Cohesión, Bienestar Social y Cultura del Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife, vinculó el paro, la delincuencia y la pérdida de identidad canaria con la inmigración, en un artículo publicado el pasado día 13 en el El Día. "La inmigración es necesaria pero controlada tanto en calidad como en cantidad. Si superamos el límite en el que se perjudica a la población nativa en aspectos como superpoblación, el paro, la delincuencia, la saturación de servicios y la pérdida de identidad, deberíamos plantearnos una reflexión sobre dónde debemos parar la entrada de foráneos", escribe Ángela Mena.

A continuación, en la nota de opinión subtitulada 12 de octubre e Identidad Canaria, Ángela Mena matiza: "Lejos de cualquier interpretación xenófoba, en cualquier parte del mundo se acepta en mayor o menor grado la "colonización de inmigrantes", pero lo que se espera de ella es una adaptación al medio (...) del área a la que se llega, no la creación de guetos con identidades que implican un aislamiento de la cultura nativa en su propio territorio".

Doña Ángela Mena suele estar mejor callada, si mejor, cuando aparece en la foto institucional, en los viajes oficiales del presidente del gobierno autonómico o en los actos protocolarios del Ayuntamiento de Santa Cruz. Es mejor que esté callada porque sus palabras son incendiaras y propias de alguien que intenta ocultar su xenofobia e ineptitud con un lenguaje políticamente correcto. Un viejo profesor en la facultad decía después de leer algún trabajo que no le parecía aceptable: “Aquí faltan lecturas”, pues a doña Ángela creo que le faltan muchas, pero muchas y aunque no tengo vocación de salvador de ignorantes con gusto me atrevo a sugerirle que lea, entre otras cosas, Identidades asesinas de Amin Maalouf [أمين معلوف] -en árabe a ver si a doña Ángela le da ripio- , Alianza Editorial, 1999.

Maalouf dice: “Desde el comienzo de este libro vengo hablando de identidades asesinas –el subrayado es mío-, expresión que no me parece excesiva por cuanto que la concepción que denuncio, la que reduce la identidad a la pertenencia a una sola cosa, instala a los hombres en una actitud parcial, sectaria, intolerante, dominadora, a veces suicida, y la transforma a menudo en gentes que matan o en partidarios de los que lo hace. Su visión del mundo está por ello sesgada, distorsionada. Los que pertenecen a la misma comunidad son “los nuestros”; queremos ser solidarios con su destino, pero también podemos ser tiránicos con ellos: si los consideramos “timoratos”, los denunciamos, los aterrorizamos, los castigamos por “traidores” y “renegados”. En cuanto a los otros, a los que están al otro lado de la línea, jamás intentamos ponernos en su lugar, nos cuidamos mucho de preguntarnos por la posibilidad de que, en tal o cual cuestión, no estén completamente equivocados, procuramos que no nos ablanden sus lamentos, sus sufrimientos, las injusticias de las que han sido víctimas. Sólo cuenta el punto de vista de “los nuestros”, que suele ser el de los más aguerridos de la comunidad, los más demagogos, los más airados”. [págs. 43-44, ob. cit.]

Doña Ángela lea que no da cáncer.