viernes, 10 de octubre de 2008

PAULINO Y LOS PRESUPUESTOS



Ya se conoce el contenido del proyecto de presupuesto general del estado [PGE] para el próximo año y parece que es la hora de quejarse porque, aparentemente, casi nadie está de acuerdo, incluso José Segura diputado por esta provincia por el Partido Socialista Obrero Español [PSOE], afirmaba que “eran mejorables”. Parece que solo el ministro Pedro Solbes está de acuerdo con ellos. Ahora y previo al debate en el Parlamento se escenifican –cada uno monta su “teatrillo”- las discrepancias con los contenidos del PGE, ya en Madrid la alcaldesa-diputada Ana Oramas se reunía con el portavoz del PSOE en el Parlamento, José Antonio Alonso, para hacer público su voto negativo a los próximos presupuestos. No había “coro”, ni en este caso discursos lastimeros y de agravio.

Raro, muy raro, era la forma de manifestar el no a los presupuestos, pero tal y como era previsible había que organizar un discurso de agravios y ataques a Canarias y ahora tenía que buscar suficientes plañideras para rellenar el escenario. El papel de actor principal le iba a corresponder, como no, a Paulino porque como ustedes comprenderán no iba a perder la oportunidad de darse un baño de canariedad en un momento tan importante, así que se llevó los bártulos a Las Palmas, lejos de Pepito Rodríguez, pero con amor y reunió a los que le podrán servir de comparsas-plañideras en el escenario. Los representantes de la patronal, cámaras de comercio, universidades y sindicatos fueron los elegidos, que siempre se quejan de los presupuestos y cada uno muestra su desacuerdo, pero intentar que todos sirvan de corifeos a Paulino era una pretensión muy audaz del Presidente, aunque él tenía puestas serias esperanzas, incluso de salir a hombros, después de fustigar a los socialistas por unos presupuestos que castigan una vez más a Canarias (añadiría más cosas pero me aburren las retahílas de Paulino).
El resultado fue que los representantes de la patronal, entre otros, se quejan, pero no firman nada como pretendía Paulino y algunos sindicatos ni aparecieron con lo que se quedó sin el paseíllo a hombros, aunque no pierde la esperanza y lo volverá a intentar en alguna otra ocasión.
Por cierto, el especialista en la pesca del salmón también estaba. Tengo que preguntarle la receta del marinado a ver si aporta alguna novedad.

leer más

leer más

PD.- Soria está mirando al cielo -¿habrá claraboya?- para ver si lleva el chubasquero o no cuando vaya a pescar salmón, claro.