viernes, 21 de noviembre de 2008

GRACIAS A BONO

Bono pidió intercesión a Rajoy

El presidente del Congreso se excusa en el PSOE por la decisión sobre sor Maravillas

ANABEL DÍEZ / FERNANDO GAREA - Madrid - 21/11/2008

Una vez que el presidente del Congreso, José Bono, tomó la decisión de dar marcha atrás sobre la colocación de una placa en el Congreso en honor de sor Maravillas Pidal y Chico de Guzmán, por la belicosa oposición del Grupo Socialista, pidió ayuda al presidente del PP, Mariano Rajoy, para que su grupo no se opusiera.

Una vez que el presidente del Congreso, José Bono, tomó la decisión de dar marcha atrás sobre la colocación de una placa en el Congreso en honor de sor Maravillas Pidal y Chico de Guzmán, por la belicosa oposición del Grupo Socialista, pidió ayuda al presidente del PP, Mariano Rajoy, para que su grupo no se opusiera. Y la obtuvo tras una breve conversación el miércoles por la mañana, antes de reunir a la Mesa del Congreso para dar por muerta la iniciativa por "la ausencia de unanimidad".

En efecto, Bono necesitaba a Rajoy para que el Grupo Popular aceptara la retirada de la propuesta. El proponente había sido el diputado del PP y vicepresidente tercero, Jorge Fernández Díaz, miembro del Opus Dei. Bono llegó a la reunión de la Mesa con la certeza de que los tres representantes del PP no se opondrían ni tampoco el resto de grupos. Todas sus gestiones habían sido positivas. Nadie objetaría y la Mesa revocaría su propia decisión. Así se lo aseguró el PNV y CiU. [seguir leyendo]

Al señor Bono, presidente del Parlamento español, tengo que agradecerle que sus intervenciones y decisiones en estos últimos días me hayan servido como modelo para ver con mis alumnos que la alcanzar una sociedad laica no es tarea fácil desde la formulación de las ideas Ilustradas. A lo largo del tiempo los intentos de la Iglesia para mantener los privilegios heredados desde la época de Constantino y llegan hasta el poder real establecido por derecho divino del Antiguo Régimen no han cesado –no cesan- y Bono ha actuado como correa de transmisión de ese intento de mantener la presencia de la Iglesia en cuestiones en las que no tiene cabida su intervención.

Tzvetan Todorov (1939), explica muy bien lo que significa la esencia de la Ilustración en su obra: El espíritu de la Ilustración, Galaxia Gutenberg, 2008. Si sirve de algo transcribo algunos párrafos del capítulo IV de su obra titulado: Laicismo.

“Lo que amenaza la autonomía de la sociedad no es sólo el poder real establecido por derecho divino. Dicha autonomía supone un conjunto complejo en el que se enfrentan fuerzas diversas. Desde los orígenes de la historia europea nos hemos acostumbrado a distinguir entre el poder temporal y el poder espiritual. Si cada uno de ellos dispone de su autonomía en su ámbito y está protegido contra las intrusiones del otro, hablamos de una sociedad laica, también llamada secular.

[…] En una democracia liberal moderna, la conducta del individuo se reparte ya no entre el orden temporal y el espiritual, sino en tres ámbitos. En uno de los extremos se sitúa el ámbito privado y personal, que gestiona el propio individuo sin que nadie pueda decirle nada. Desde la Reforma la libertad de conciencia se amplía a la libertad de toda conducta privada. El extremo opuesto se sitúa el ámbito legal, en el que se imponen al individuo normas estrictas garantizadas por el Estado, que no puede transgredir sin convertirse en delincuente. Entre ambos hay una amplia tercera zona, pública y social, impregnada de normas y valores, pero que no poseen carácter obligatorio. Mientras que las leyes formulan órdenes e imponen penas, aquí se limitan a dar consejos o a expresar reprobaciones en el marco del debate público, tanto de reglas morales, de las presiones que ejerce la moda y el espíritu de los tiempos como de prescripciones religiosas (es por tanto el ámbito del antiguo podere espiritual)".

ENTREVISTA T. TODOROV DESPUÉS DE LA OBTENCIÓN DEL PRÍNCIPE DE ASTURIAS





Pd.- Aunque agradezco a Bono sus acciones de los últimos días y para qué me han servido, mejor se lo hubiese pensado antes. Por cierto, qué pensarán sus compañeros en Parlamento después de haberse acordado de sus madres.