jueves, 3 de julio de 2008

TURISMO SANITARIO


Europa consagra la libre circulación de pacientes

Los comunitarios tendrán derecho a recibir asistencia sanitaria en los países de la UE sin autorización previa - España no apoya la propuesta de directiva [El País, 03/07/08]

Digamos que ya se “legitima” el derecho a la asistencias sanitaria de cualquier ciudadano de la unión europea en cualquier país en el que se encuentre por turismo o porque su país de origen no pueda atender, por lista de espera, o por carecer de la especialidad requerida.

En principio es un logro significativo que se reconozcan los mismos derechos a todos los ciudadanos europeos y éste es un avance significativo en lo que respecta a la desaparición de barreras entre países. Ahora bien, los desequilibrios entre los estados miembros provoca que se produzca un movimiento de la población menos favorecida en cuanto a la asistencia sanitaria hacia aquellos países o regiones donde la asistencia sanitaria tenga mayores garantías las que ofrece su país de origen.

Algunos países, España, por ejemplo, no apoyan esta propuesta de directiva, entre otras razones, porque es un país receptor de emigrantes y además tiene una afluencia de turistas significativa, más de cincuenta millones de visitantes en el último año. Creo que la solución más viable de cara a un futuro inmediato es aprobar la Directiva acompañada de la creación de un fondo que permita afrontar el gasto a las regiones y centros más demandados, gasto ocasionado por el exceso de pacientes recibidos como consecuencia de esta normativa.

Para que nos hagamos una idea de las cifras de las que estamos hablando, el coste de los españoles que estaban temporalmente en países de la UE o países con convenio supuso un coste de alrededor de treinta y dos millones de euros; los ciudadanos del resto de países de la UE y de países que tienen convenio y estaban temporalmente en España supusieron un coste para el sistema sanitario español de sesenta y un millones de euros. En el caso de residentes españoles en la UE significó un coste de once millones de euros, mientras que los residentes de la UE y de países con convenio supusieron para España un coste de doscientos setenta y seis millones de euros.

Los responsables de la sanidad canaria supongo que estarán de acuerdo con el gobierno de Madrid y apoyarán la propuesta de creación de un fondo de compensación, de lo contario ya habrá motivos para echar la culpa de lo que pasa a Madrid.