martes, 8 de julio de 2008

MANDO RAMOS


A quienes nos gusta el boxeo disfrutamos, en blanco y negro, los combates de Mando Ramos y Pedro Carrasco, combates con título mundial en juego donde las decisiones arbitrales no se ajustaron a lo que aconteció en el ring. No sé si se podrán recuperar estos combates, pero para los aficionados al boxeo sería un regalo, y para los jóvenes que empiezan sería una lección de estilo y profesionalidad interesante.
A Mando Ramos, como a otros muchos, le pudo la droga y el alcohol y esto minó su carrera profesional sin que llegara a desarrollar su potencial como púgil estilista, pegador y figura en el ring. Ya no me quedan nada más que vagas imágenes porque han pasado más de treinta años, pero ese regusto por un buen combate se mantiene en el tiempo. Que los jóvenes boxeadores intenten aprender de los dos, Pedro Carrasco y Armando (Mando) Ramos, que descanse donde descansan los buenos boxeadores.

Transcribo el obituario aparecido en El País.
Mando Ramos, el campeón más joven de los pesos ligeros
El boxeador fundó una organización para ayudar a los jóvenes a luchar contra la droga, que le destrozó la carrera
SANDRO POZZI 08/07/2008
La droga y el alcohol irrumpieron en la meteórica y prometedora carrera de Armando Ramos, y eso le impidió seguramente ser el mejor de todos los tiempos. El boxeador, que ganó su primer título en la categoría de pesos ligeros cuando tenía apenas 20 años, murió por causas naturales el domingo en su casa en San Pedro, a las afueras de Los Ángeles (California). Tenía 59 años.
La muerte le llegó dos semanas después de que su nombre fuera incluido en el Boxing Hall of Fame en California. Ramos se hizo con el título de los pesos ligeros en dos ocasiones. En 1965 debutó en la arena profesional cuando acababa de cumplir los 17 años de edad, utilizando un certificado de nacimiento falso. Se retiró una década después, con un incontestable registro de 37 victorias, 11 derrotas y un empate, con 23 KO.
Solía decir que sus rivales nunca pudieron con él en el ring, y fardaba de no entrenar antes de los combates. Pero sí le ganaron el pulso las drogas y el alcohol. El primer título le llegó a Mando Ramos en 1969, tras imponerse al dominicano Carlos Teo Cruz por KO. Se convertía así en el boxeador más joven de la historia en coronarse en esa división. Ismal Laguna se lo quitaría en 1970.
En noviembre de 1971, el estadounidense se enfrentó a Pedro Carrasco en el Palacio de los Deportes de Madrid. El español le ganó milagrosamente, y ante la sorpresa de los asistentes, por descalificación. Contaba Alfredo Relaño en 1976 en EL PAÍS que "Mando Ramos en realidad había vencido al español por todos los veredictos. Manolo Ramos, muy superior, tiró varias veces a Carrasco, y el árbitro, un extraño negro de nombre Odubote, alargó todo lo posible las cuentas y llegó en una ocasión a levantar al español del suelo. En el asalto 12, con Carrasco milagrosamente en pie aún, gracias a su preparación y voluntad inmensas, Odubote le proclamó vencedor por descalificación de Mando Ramos, ante la sorpresa de todos. Dos semanas después del combate, el Consejo [Mundial de Boxeo] decidiría no homologar el título y forzar a Carrasco a una nueva pelea, en condición de aspirante, en Los Ángeles. Allí las cosas fueron de otra manera, y Mando Ramos ganó, aunque a los puntos y con apretado y discutido veredicto. Poco después, Mando Ramos volvía al Palacio de los Deportes para defender otra vez su título ante Carrasco y ganarle con más claridad".
El cinturón le duraría poco en su poder. Ese mismo año, Chango Carmona pondría fin a su reinado. En 1975 dejaría el guante, tras enfrentarse a rivales como Frankie Crawford, Ultiminio Ramos, Raúl Rojas y Rubén Navarro, junto a los antes citados. Pero no sería hasta comienzos de los años ochenta cuando decidió entrar en una clínica de desintoxicación.
Aprendió la lección. Los últimos años de vida los dedicó a ayudar a los jóvenes a evitar caer en la trampa de la droga y el abuso del alcohol, que destruyeron su carrera. Y con ese objetivo, y junto a su mujer Silvya, fundó Boxing Against Alcohol and Drugs. Ramos llevaba 25 años sobrio y limpio del consumo de estupefacientes. "Era un luchador", como dice Carlos Palomino.
Armando Ramos nació el 15 de noviembre de 1958 en Long Beach. Su padre fue boxeador, su primer maestro, aunque en el mundo de este deporte se dice que su gran mentor fue Kackie McCoy. Ramos estaba enfermo de diabetes y sufría una lesión crónica en la espalda. El pasado domingo sufrió un paro respiratorio del que no pudo ser reanimado.

© Diario EL PAÍS S.L. - Miguel Yuste 40 - 28037 Madrid [España] - Tel. 91 337 8200
© Prisacom S.A. - Ribera del Sena, S/N - Edificio APOT - Madrid [España] - Tel. 91 353 7900