domingo, 6 de julio de 2008

EL ENTIERRO

Seguro que a este poema se le pueden añadir líneas con testimonios que hemos dicho, oído, pensado en un entierro. No es nada nuevo que al acercarnos a la muerte ajena cumplamos el requisto de la presencia y acompañar a los familiares del fallecido, pero..., seguro que podemos añadir alguna línea los entierros tienen una parte de acto social que no podemos olvidar. Atrévete





“tan repentino, quién lo hubiera imaginado”
“nervios y tabaco, yo se lo tenía dicho”
“gracias, voy tirando”
“desenvuelve las flores”
“su hermano también se les fue de infarto, les viene de familia”
“con esa barba está usted irreconocible”
“se lo ha buscado, siempre se metía en líos”
“el nuevo tenía que pronunciar unas palabras, pero no le veo”
“Casimiro en Varsovia, Tadeo en el extranjero”
“eres la única inteligente, has cogido el paraguas”
“qué importa que fuera el más listo de todos ellos”
“una habitación de paso, Bárbara nunca lo aceptará”
“cierto, tenía razón, pero no significa nada”
“con el barnizado de puertas incluido, a ver si adivinas cuánto”
“dos yemas y una cuchara de azúcar”
“no ere asunto suyo, de qué le ha servido”
“sólo en color azul y tallas pequeñas”
“cinco veces y ni una respuesta”
“de acuerdo, pude hacerlo, pero tú también”
“por suerte al menos ella tenía aquella plaza”
“no me suenan, serán parientes”
“mira el cura, qué Belmondo”
No conocía esta zona del cementerio”
“soñé con él hace una semana, tuve un presentimiento”
“su hija es bastante mona”
“nos tocará a todos”
“dadle a la viuda en mi nombre…, llegaré tarde a…”
Sin embargo, en latín era más solemne”
“lo pasado, pasado está”
“adiós, señora”
“podríamos ir a tomar una cerveza”
“llámame, charlaremos un rato”
“coja el cuatro o le doce”
“yo hacia allí”
“nosotros hacia allí”

Wistawa Szymborska , Paisaje con grano de arena; Círculo de Lectores, 1997