lunes, 29 de diciembre de 2008

MUJERES, HOMBRES Y GASOLINA




Stieg Larsson [1954-2004] escritor sueco que alcanzó el éxito con su trilogía, éxito que no llegó a ver, pues falleció antes de la publicación, ha sido un fiel compañero en estas vacaciones. Sólo se han publicado los dos primeros volúmenes en español y han sido un rotundo éxito de ventas. Reconozco que no soy un lector habitual de novela negra, pero la primera parte, Los hombres que no amaban a las mujeres. Barcelona: Destino, 2008, me sedujo desde el principio y casi no solté la novela hasta que llegué a la última página. Con la segunda entrega, confieso que la esperaba con cierta ansiedad, el no saber lo que va a pasar crea un cierto desasosiego, así que desde que acabé la lectura de la última obra de la autora japonesa Yoko Ogawa, La fórmula preferida del profesor. Madrid: Funambulista, 2008, me puse manos a la obra y, lo mismo, casi que se devora esta segunda parte, La chica que soñaba con una cerilla y un bidón de gasolina. Barcelona: Destino, 2008. Tengo que decir que comencé con la misma fruición esta segunda parte. Lisbeth Salander, cobra mayor protagonismo (no voy a decir anda más) ahora y casi, casi se convierte en una superwoman, aunque he de decir que el final me defraudó un poco, pero en absoluto voy a renunciar a la tercera y última parte. Aunque su lectura es aconsejable hay que tomarlo con calma, porque crea adicción y es a costa de otras lecturas o del propio sueño, que cuando es poco, más se nota.