martes, 17 de marzo de 2009

NUBARRONES ECONÓMICOS

Que estamos en crisis no es una novedad, tampoco es novedad que los distintos gobiernos buscan, casi a ciegas, la solución a su problema, que es el problema de todos, y como todos no parten de la misma situación da la impresión de que algunos tarde o temprano saldrán del agujero negro. El pesimismo no es una buena actitud, aunque para algunos un pesimista no es más que un optimista con datos. Aún así tampoco hay que caer en el lado contrario y que el optimismo desmesurado sea una cortina que nos impida ver la realidad con toda la crudeza que ésta tiene.

El premio nobel de economía Paul Krugman nos depara un futuro, casi, casi de “caracazo”. Quien lo iba a decir hace unos meses. En el lado contrario el presidente del gobierno, Rodríguez Zapatero, nos dice que la situación es difícil, pero no ve la solución en el recorte o debilitamiento del estado social sino en el fortalecimiento de la producción, que como discurso queda bien, pero las medidas que se han tomado todavía no dan respiro a las cifras de desempleados.

Pues, eso temiendo la bancarrota que Krugman dice que puede llegar esperaremos que el viento sople a favor y podamos salir de esta tormenta, aunque parece que va a ser difícil.