jueves, 2 de julio de 2009

GAROÑA

Otra vez las nucleares. Ahora le toca a Garoña y el gobierno español no sabe bien lo que tiene que hacer, y no lo sabe porque cuando se juega a medias tintas y se dicen unas cosas en el programa electoral, pero cuando se tienen que tomar decisiones, es decir, se gobierna y se quiere contentar a casi todos es cuando surge el problema. El problema no termina aquí, porque Europa, la Unión Europea, no tiene una política energética común, como en otras cuestiones, pero ya es hora de que se definan la política energética común y que ésta cumpla con los objetivos de una política ambiental más ambiciosa que la de forma errática se plantea la UE.

Pues este es el problema planteado para el gobierno antes de irse de vacaciones. El discurso antinuclear, que queda muy bien en los mítines, ahora hay que hacerlo efectivo, este es el momento clave donde se tiene que cumplir, si se quiere, con lo contenido en el programa electoral, o por el contrario jugar a dilatar en el tiempo una decisión que se ha de tomar, que no es fácil, pero nadie dijo que lo fuera, como tampoco el optar por una opción u otra en función de una realidad de consumo y no de en función de ponerse etiquetas de “progre” que después cuesta cumplir.

Antes señalaba que tampoco la UE tiene una política común que sirva de referente, mientras unos países abiertamente apoyan la energía nuclear, caso de Francia, otros optan por el cierre, mientras que en medio está este país que tiene ahora una papeleta difícil porque no olvidemos que las grandes compañías presionan y supongo que mucho para ampliar la vida útil de esta central y que a su vez sirva de precedente para las próximas que acaban en los próximos años su vida útil.

En fin, que tendremos un otoño algo movido con el tema energético, independientemente se tome una decisión u otra. Esperar y ver es lo que toca, aunque me temo que como en muchas ocasiones se optará por el camino de en medio, intentar satisfacer a todos, nadie quedará satisfecho y todos tendrán munición para seguir en la brecha.

Por cierto, yo creo que se debería cerrar como se deberían cerrar en todo el mundo.

Más de Garoña [+]