lunes, 6 de abril de 2009

EL AMIGO OBAMA

Ha sido el propio Barack Obama quien mejor ha descrito el nuevo papel internacional que desea para Estados Unidos: ejercer el liderazgo escuchando a sus aliados, no imponiéndoles las soluciones. Seguir leyendo

José María Ridao deja muy claro en el primer párrafo de su artículo de hoy lunes, seis de abril en El País, lo que los Estados Unidos quieren de sus aliados. Interesante la propuesta y también demuestra un cambio en lo que venía sucediendo hasta ahora con la anterior presidencia. Antes no se escuchaba, sólo se tomaban las decisiones y con mayor o menor sumisión los aliados europeos hacían un seguidismo de lo propuesto por el vástago Bush.

Ahora parece que la cosa cambia algo, por lo menos se va a escuchar a los aliados, aunque no se garantiza que eso de escuchar tenga una mayor amplitud, es decir, que el escuchar se convierta en un compartir decisiones y afrontar los problemas desde la responsabilidad compartida y desde el respeto de los derechos humanos y no desde la prepotencia del más fuerte. Tampoco parece aceptable continuar con la política del miedo y cambiar seguridad por libertad. Tomen como ejemplo el trato que recibimos los viajeros cuando intentamos tomar un avión.

Barack Obama ha dejado claro su papel y lo que quiere, sin embargo Europa, la Unión Europea [UE] sigue en la misma línea de cada uno de sus miembros ejercer el papel de mejor amigo, no hay una política común de la UE para afrontar los problemas internacionales. El presidente español, como no podía ser menos se ha sumado a esta carrera por caer bien al presidente de los EE UU, y una vez más la política exterior española queda lejos de una definición clara sobre los objetivos que son de su interés, ya que como no hay una política común en la UE cada se aplica el “sálvese quien pueda” y así no tenemos muy claro qué es lo que queremos con respecto a Cuba, tampoco sabemos muy bien que hacemos en Sudamérica con los cambios políticos que se están dando en esa parte del mundo. ¿Y de África? Creo que la indefinición es mayor, salvo las ayudas, que crean una relación de dependencia no hay verdadero interés por parte de la UE de intentar que África salga del agujero en el que está metida.

En fin esperemos que esta carrera por ser el mejor amigo del que marca las reglas de juego en la política internacional nos lleve a algún lugar en el que salga beneficiada la Humanidad, si con mayúscula, porque necesitamos un orden en el que tengamos en cuenta valores que hasta ahora sólo han servido para rellenar papeles.