sábado, 14 de febrero de 2009

EL CABLE SUBMARINO

Stefan Zweig [1881-1942] publicó en 1927 Momentos estelares de la humanidad. Catorce miniaturas históricas. La traducción al castellano de esta obra está publicada por Acantilado en octubre de 2002, aunque hay varias reimpresiones. Esta obra es posiblemente la más exitosa de Zweig y creo que su éxito está entre otras cosas en la forma de narrar, la selección de cada una de las miniaturas que es singular, excepcional y marca un hito en la Historia, La capacidad de síntesis creo que redondea cada una de las miniaturas.

Todas son dignas de una relectura, pero tengo especial predilección por: “La primera palabra a través del océano” y describe los primeros pasos del tendido del cable telegráfico submarino que une las costas americanas con Gran Bretaña. He vuelto a releer este texto al encontrar el enlace que hay al final de esta entrada donde puede ver una colección de mapas antiguos con los trazados de los cables telegráficos submarinos. Posiblemente no le hemos dado la importancia y trascendencia que tuvo para las comunicaciones este avance y la aventura que fue su tendido.

Aquí les dejo algunos párrafos de esta miniatura. Que los disfruten.

EL NUEVO RITMO

" Durante los miles y tal vez cientos de miles de años transcurridos desde que la singular criatura llamada hombre pisara la Tierra, no hubo ningún otro medio de locomoción terrestre superior a la carrera de un caballo, a una rueda en marcha o a un barco de vela o a remo. Toda la plétora de avances técnicos, comprendida en ese espacio estrecho e iluminado por el conocimiento al que llamamos historia universal, no había producido ninguna aceleración apreciable en el ritmo del movimiento. Los ejércitos de Wallenstein apenas avanzaban más de prisa que las legiones de César. Los de Napoleón no lo hacían más rápido que las hordas de Gengis Kan. Las corbetas de Nelson cruzaban el mar sólo un poco más deprisa que los barcos piratas de los vikingos o los comerciales de los fenicios […]

Sólo el siglo XIX transforma de un modo fundamental la medida y el ritmo de la velocidad terrestre. En su primera u segunda década, los pueblos, los países, se aproximan unos a otros con mayor rapidez que en los siglos precedentes. Con el ferrocarril, con el barco de vapor, los viajes que antes duraban días se hacen ahora en uno solo; los que antes requerían interminables horas, en un cuarto de hora o en minutos. Pero aun cuando estos estas nuevas velocidades fueran triunfalmente recibidas por los contemporáneos, esos inventos están aún en el terreno de lo comprensible, pues, aunque esos vehículos multiplican por cinco, por diez, por veinte, las velocidades hasta entonces conocidas, la mirada y la mente aún pueden seguirlas y explicar el aparente milagro […]

Ese año de importancia universal, 1837, en el que por primera vez el telégrafo logró que la experiencia humana hasta entonces aislada fuera simultánea, raramente consta en nuestros libros escolares, que por desgracia siguen considerando más importante hablar de las guerras y de las victorias de los distintos generales y naciones, en lugar de hacerlo sobre los triunfos de la humanidad, por ser comunes. […] El mundo ha cambiado desde que en París es posible saber lo que está ocurriendo al mismo tiempo en Ámsterdam, en Moscú, en Nepal o en Lisboa. Sólo falta dar un último paso y también otras partes del mundo están incluidas en ese grandioso conjunto y se habrá creado una conciencia común a toda la humanidad.

[…] Pues, ¿cómo tender un único cable a través del océano Atlántico o del Pacífico, cuando ninguno de los dos en su ilimitada amplitud permite la creación de estaciones intermedias? En aquellos años de la infancia de la electricidad aún se desconocen muchos de los factores. Aún no se ha medido la profundidad del mar, aún no se conoce con precisión la estructura geológica del fondo del océano, aún no se ha probado si un cable colocado a semejante profundidad podría soportar la presión de masas de aguas tan elevadas […]" (pps. 189 y sigs.)

Si tienes interés y quieres ver mapas de la época del tendido del cable telegráfico submarino pincha aquí [+]