viernes, 1 de mayo de 2009

MEJOR CALLAR


Estaba a la espera de las declaraciones de la nueva consejera de obras públicas de la Junta de Andalucía, doña Rosa Aguilar. La espera no estaba marcada por el interés que pueda despertar su programa como consejera de infraestructuras en un momento de crisis como el actual. Mi interés tampoco estaba en oír las justificaciones para el salto de alcaldesa de Córdoba por Izquierda Unida al puesto de consejera en un gobierno del Partido Socialista Obrero Español [PSOE], aunque no deja de tener cierto interés, cuando el argumento usado es que es amiga del nuevo presidente de la Junta, el señor Griñán. No reitero, el interés estaba en escuchar las respuestas que daría a cualquier periodista que le recordara su paso por el Parlamento español en los años donde Felipe González [PSOE], presidía el gobierno. Aquellos años fueron duros, muy duros para el entonces presidente Felipe González. El asunto de los GAL y la “guerra sucia” del Estado frente al terror causaron un daño y desgaste a Felipe González que, ojalá, cuente algún día. En ese desgaste colaboró activamente Rosa Aguilar como portavoz en el Congreso de Izquierda Unida [IU]. La colaboración con el partido popular en aquel momento fue sangrante para el PSOE y sobre todo para el jefe de gobierno. Se confundía la oposición a la gestión del gobierno con la descalificación personal de González o acusaciones tan duras como decir que el presidente tenía las manos manchas de sangre con lo del GAL. Rosa Aguilar se cubrió de gloria en aquellos momentos, gloria que le serviría de poco a su formación por la tenaza que ejerció con la derecha para derribar a un partido de izquierdas de la forma en que lo hizo.

Si leen la entrevista que aparecen en El País, verán que Rosa Aguilar debería mejor callar sobre ese tema porque ahora cuando pretende excusar, lamentablemente, su acción pasada lo que consigue es quedar muy mal, pues ahora no valen las excusas o pedir perdón, así mejor calle porque podrá ser dueña de lo que piensa, pero no de lo que dice, y para lo que dice…