miércoles, 9 de enero de 2013

CINE: LA NOCHE MÁS OSCURA. KATHRYN BIGELOW



             Sí, ya sé que como he visto esta película, La noche más oscura de KathrynBigelow, tengo que criticar la supuesta apología de la tortura y vulneración de los derechos humanos. Pues ya está ya lo he dicho. Esta brevedad, evidentemente, no significa que esté de acuerdo con métodos y supresión de los derechos de los individuos, pero voy al cine para que me cuenten una historia, en este caso, tan real como la vida misma.

            La obsesión por dar caza a Bin Laden después de lo ocurrido el ya muy comentado 11-S y la destrucción de las Torres Gemelas toma cuerpo en una persona, la protagonista, agente de la CIA, que hace de esa misión, su misión y se refuerza no con elementos patrióticos ni con una lucha entre culturas. Nada de eso mueve a nuestra protagonista. Hace de su trabajo una causa personal alimentada por el comportamiento visceral/racional por la muerte de una agente amiga en un atentado. No digo más, que luego dicen que desvelo la película

            Contar esta historia tiene el gran riesgo de convertir al resultado en una soflama patriótica ajena a los intereses de los espectadores; tampoco le hacen falta elementos efectistas porque Bigelow se acerca en su narración al modelo documental donde el espectador recibe toda la información y ya podrá discernir, criticar o abjurar de lo que ha visto. No, lo que no podrá negar es que nuestra protagonista es diseccionada desde la primera secuencia hasta la última. El rostro de esta agente novata en un cárcel clandestina que observa como se tortura a un detenido hay que retenerla hasta el final de la película y ver cómo evoluciona el personaje. El guión oscurece al resto de actores en favor de ella, así que con esta apuesta un tanto arriesgada se mantiene la tensión durante 157 minutos.

            Si tienen oportunidad no se la pierdan, ahora no busquen la moraleja final, solo disfruten de la historia y de cómo la cuenta Bigelow.