sábado, 17 de noviembre de 2007

POR AHÍ SE EMPIEZA

Recorte de prensa: El Día, 16 de noviembre de 2007
El Ayuntamiento de Santa Cruz aprueba las restricciones en la distribución de prensa gratuita
Santa Cruz de Tenerife, EFE El Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife aprobó hoy inicialmente con los votos del grupo de gobierno (PP y CC) una norma que restringe la distribución de prensa gratuita, lo que según la oposición (PSOE, Ciudadanos por Santa Cruz y CCN) pretende ser una "mordaza" y un ataque a la libertad de expresión.



Ángel Llanos, primer teniente alcalde y concejal de hacienda del ayuntamiento de Santa Cruz ha propuesto al pleno municipal y éste ha aprobado con los votos del grupos gobernantes Coalición Canaria (CC) y Partido Popular (PP) una norma para regulación de la distribución de la prensa gratuita en el municipio. Los motivos expuestos son de tipo económico, pues Ángel Llanos afirma que tal distribución le ocasiona al ayuntamientos unos gastos de tratamiento de residuos de 46 000 euros anuales, y como actividad comercial que es, afirma el teniente alcalde, afecta a los vendedores de prensa.
La oposición ha criticado y se ha opuesto a tal normativa de forma bien distintas; unos apelan al recorte de la libertad de expresión que supone tal medida, otros se centran en los costes aludidos y le indican que si desea aminorar costes al municipio que retire a los agentes de seguridad que le custodian.
Desconozco las razones últimas que han movido a Ángel Llanos a proponer esta medida y ser apoyada por los nacionalistas locales y su propio partido el PP. Me temo que más que costes económicos lo que mueve a Llanos es la presión de algún medio local de prensa que ve en la prensa gratuita un futuro competidor en el reparto de los dineros de la publicidad, sobre todo si estos medios gratuitos empiezan a poner las esquelas y los anuncios “picantitos”; de todas maneras se ha cubierto de gloria con esta ordenanza. Se imaginan a los guindillas vigilando a los repartidores de esta prensa para que no se alejen más de cinco metros del punto autorizado, o con el reloj en la mano les indiquen la hora de comienzo, las siete de la mañana y acuciando a las once a los repartidores para que recojan que ya acabó el plazo dado por el ayuntamiento para el reparto. De todas maneras creo que Llanos ha sido original porque no conozco restricciones de este tipo en ninguna ciudad donde ya se reparte prensa gratuita y realmente me cuesta creer que la verdadera razón esté en la restricción de la libertad de expresión, seguramente no por falta de ganas, porque esta prensa no suele ser muy dada a la crítica porque su papel es otro, sino que son otros los resortes que le mueven.
Pero como por ahí se empieza hay que tener cuidado con estos cachorros de la derecha más reaccionarias que ve en la libertad un problema y en su expresión un defecto del sistema. Se olvida que gracias a la libertad, entre otras cosas, él puede estar donde está, y que las restricciones sólo se explican desde la intolerancia. En fin, Llanos está “alegrando” el final del año y espero que no se le ocurran más iniciativas como ésta, pues a este paso gravará con un incremento en la tasa de recogida de residuos por uso del papel higiénico.